Agu trot y la casa nueva


El señor Miguel decidió visitar la tienda de mascotas en un día soleado. Al entrar, vio a una encantadora tortuga llamada Agu trot y supo de inmediato que sería la mascota perfecta para su hija.

Compró a Agu trot y se dirigió a casa. Al llegar, preparó una deliciosa lechuga y, para su sorpresa, miles de tortugas acudieron al olor. Decidió regalarle a su hija a Agu trot, quien estaba encantada con su nueva amiga.

Días después, mientras paseaba, se topó con su papá, quien le anunció emocionado que tenía una casa nueva. Juntos celebraron esta nueva etapa llena de alegría y nuevas experiencias para la familia.

Dirección del Cuentito copiada!