Blancanieves y la princesa del bosque


Había una vez en un reino muy lejano una hermosa princesa llamada Blancanieves, que vivía en un castillo rodeado de naturaleza. Su madrastra, la reina, era una mujer vanidosa que envidiaba la belleza de Blancanieves.

Un día, la madrastra decidió deshacerse de la princesa y la envió al bosque con un cazador. "Haz desaparecer a Blancanieves", ordenó la malvada reina. El bondadoso cazador se negó y le permitió a Blancanieves escapar.

Después de caminar largas horas por el bosque, Blancanieves llegó a una pequeña casita donde vivían siete simpáticos enanitos. Ellos la acogieron con alegría y amabilidad. Juntos, limpiaron la casita y la convirtieron en un lugar cálido y acogedor.

Mientras tanto, la malvada madrastra, al enterarse de la huida de Blancanieves, decidió disfrazarse de anciana y llevarle una manzana envenenada. La ingenua princesa cayó en la trampa y probó la manzana, cayendo en un profundo sueño. Los enanitos, desesperados, buscaron la forma de despertarla.

Finalmente, un valiente príncipe llegó al bosque y, con un beso de amor verdadero, despertó a Blancanieves. La princesa y el príncipe se comprometieron y, juntos, derrotaron a la malvada madrastra.

La princesa aprendió la importancia de la bondad, la valentía y el amor verdadero, y vivieron felices para siempre en el castillo, rodeados de la belleza del bosque.

Dirección del Cuentito copiada!