El día de la gran evaluación de Olivia


Olivia era una simpática empleada de una fábrica de juguetes. Siempre llegaba puntual, ayudaba a sus compañeros y se esforzaba al máximo en su trabajo. Sin embargo, se acercaba el día de la gran evaluación de desempeño y Olivia estaba muy nerviosa. El señor Oso, el gerente de la fábrica, era el encargado de realizar las evaluaciones. Todos los empleados temían sus evaluaciones, ya que solía ser muy estricto.

El gran día llegó y Olivia se preparó lo mejor que pudo. Cuando entró a la oficina del señor Oso, este la recibió con una mirada seria. Comenzó a hacerle preguntas sobre su desempeño, su actitud en el trabajo y sus metas. Olivia respondió con sinceridad y explicó lo mucho que le gustaba su trabajo y lo comprometida que estaba con la empresa.

El señor Oso anotaba todo en su libreta con expresión impasible. Luego, le pidió a Olivia que esperara afuera mientras evaluaba a los demás empleados. La espera se le hacía eterna a Olivia, quien temblaba de nervios. Finalmente, el señor Oso la llamó de nuevo a su oficina.

Al entrar, Olivia vio que el señor Oso tenía una sonrisa en el rostro. Le dijo que su evaluación era excelente, que valoraba su actitud positiva, su compromiso y su trabajo en equipo. Olivia no podía creerlo, estaba muy feliz y emocionada. El señor Oso también le dijo que le darían un aumento de sueldo y una bonificación por su excelente desempeño.

Olivia salió de la oficina saltando de alegría. Corrió a contarles a sus compañeros la buena noticia y todos la felicitaron. Desde ese día, Olivia se convirtió en un ejemplo para todos en la fábrica. Su esfuerzo y actitud positiva le habían traído grandes recompensas.

Y colorín colorado, este cuento de la gran evaluación de Olivia ha terminado, pero su ejemplo de trabajo duro y compromiso perdurará para siempre en la fábrica de juguetes.

Dirección del Cuentito copiada!