El dragón benevolente


En un reino lejano, en lo alto de una imponente montaña, vivía un joven dragón llamado Fuego, conocido por su brillante escama roja y su corazón amable.

A diferencia de la reputación de los dragones como criaturas temibles, Fuego prefería pasar sus días observando el reino desde lo alto de su torre. Desde allí, veía a los aldeanos trabajar y disfrutar de sus vidas, y siempre estaba dispuesto a ayudar cuando era necesario.

Un día, el reino se vio amenazado por una feroz tormenta que causó estragos en los cultivos y hogares de los aldeanos. Preocupado por su bienestar, Fuego decidió tomar una decisión que cambiaría su vida para siempre.

Bajó de su torre y voló hacia el reino, utilizando su aliento de fuego para calentar los hogares y ayudar a reconstruir los campos. Los aldeanos, sorprendidos por la bondad del joven dragón, empezaron a verlo bajo una nueva luz.

Con el tiempo, Fuego se convirtió en un valioso amigo y protector del reino, demostrando que la bondad y el valor pueden superar cualquier reputación negativa.

Desde entonces, Fuego continuó tomando decisiones que ayudaban y permitían servir a otros, mostrando que, a pesar de la fama de su especie, él era bueno y amigable. La historia de Fuego se convirtió en un ejemplo para todos, enseñando que, sin importar las apariencias, siempre podemos encontrar bondad en el corazón de aquellos que menos esperamos.

Dirección del Cuentito copiada!
1