El Estudiante que Llegó Temprano a Clase


En un pequeño pueblo de Argentina, había un joven estudiante llamado Juan. Juan era un chico curioso y entusiasta, al que le encantaba aprender cosas nuevas. Sin embargo, tenía un problema: siempre llegaba tarde a clase. Su maestra, la Sra.

Martínez, le había dicho en varias ocasiones que debía ser puntual, pero Juan parecía no poder evitarlo. Un día, Juan se propuso cambiar su hábito y llegar temprano a clase.

Se levantó temprano, se vistió rápidamente y salió de su casa. Al llegar a la escuela, se dio cuenta de que era el primero en llegar. Juan se sintió orgulloso de sí mismo y decidió esperar a la puerta del aula. Pasaron unos minutos y tocaron la campana.

Juan vio cómo sus compañeros llegaban corriendo, algunos cansados por la prisa. La Sra. Martínez abrió la puerta y se sorprendió al ver a Juan esperando. - '¡Juan, qué sorpresa verte tan temprano!', exclamó la maestra. - 'Sí, Sra.

Martínez, hoy decidí cambiar y ser puntual', respondió Juan con una sonrisa. La maestra elogió a Juan por su compromiso y puntualidad. A lo largo del día, Juan se sintió feliz y más concentrado en las clases.

Sus compañeros también notaron el cambio y le preguntaron qué lo motivó a llegar temprano. Juan les contó su decisión de ser más puntual y cómo eso había hecho que su día fuera mucho mejor.

Sus amigos se sintieron inspirados y prometieron intentar llegar temprano al día siguiente. A partir de ese día, Juan se convirtió en un ejemplo para sus compañeros y todos juntos aprendieron la importancia de la puntualidad y el compromiso.

Desde entonces, Juan nunca volvió a llegar tarde a clase, y su vida escolar mejoró significativamente.

Dirección del Cuentito copiada!