El misterio de la isla perdida


En una le-jana is-la, vi-vían mu-chos ani-males fe-liz-es. Ha-bía ti-gres, le-ones, mono-s y mu-chas ot-ras es-pe-cies. To-dos vi-vían en ar-mo-nía, hasta que un día, el vol-cán de la is-la en-tró en erup-ción.

To-dos los ani-males te-nían miedo y no sa-bían qué ha-cer. En me-dio de la confu-sión, el le-ón Sa-muel di-jo: - ¡Te-ne-mos que en-con-trar un lu-gar se-gu-ro para to-dos! Los ani-males asin-tieron y de-ci-die-ron sa-lir en bús-que-da de un lu-gar se-gu-ro.

Ca-mi-na-ron por la is-la y en-con-tra-ron un ár-ea es-con-di-da, ro-de-a-da de ár-bo-les y mon-ta-ñas, do-nde pu-die-ron es-tar a sal-vo. Allí, tra-ba-ja-ron en equi-po pa-ra cons-truir ca-sas y ba-rra-cas. Fi-nal-men-te, lo-gra-ron cons-truir un re-fu-gio se-gu-ro.

To-dos es-ta-ban fe-liz-es, sa-bían que tra-ba-jan-do en equi-po po-drían su-per-ar to-das las di-fí-ci-les si-tua-cio-nes que pu-die-ran a-pre-sen-tar-se. Y así, la is-la per-dida se con-vir-tió en un lu-gar se-gu-ro y fe-liz pa-ra to-dos sus ha-bi-tan-tes.

Dirección del Cuentito copiada!