El misterio de las hadas en el colegio


En el colegio Santa Mónica de Málaga, un grupo de alumnos estaba emocionado porque se acercaba la excursión anual al bosque cercano. Todos estaban ansiosos por explorar y descubrir cosas nuevas. Entre ellos, Lucía, una niña curiosa y valiente, tenía la firme convicción de que las hadas existían y quería encontrar pruebas de su existencia. En la excursión, mientras el grupo de estudiantes recorría el bosque, Lucía se separó del resto en busca de cualquier señal de las misteriosas criaturas.

De repente, Lucía tropezó con una extraña cueva oculta tras una enredadera. Intrigada, decidió adentrarse en ella, ignorando las advertencias de sus compañeros de clase. Al llegar al fondo, descubrió un increíble mundo mágico habitado por hadas. Las hadas estaban trabajando juntas para cuidar y proteger la naturaleza. Maravillada, Lucía no podía creer lo que veía. Se acercó a ellas y les preguntó sobre su mundo.

Las hadas, sorprendidas por la valentía de Lucía, le contaron sobre la importancia de preservar el bosque y cómo cada ser humano podía contribuir a su cuidado. Le dieron a Lucía una misión: regresar al colegio y enseñar a sus compañeros la importancia de respetar la naturaleza.

De regreso al colegio, Lucía compartió su increíble aventura con sus amigos, pero nadie le creyó. Determinada a hacer que todos vieran la verdad, decidió organizar una actividad para limpiar y embellecer el bosque. Con el apoyo de sus amigos, organizaron un día de limpieza y plantaron árboles nuevos. Pronto, el bosque lucía radiante.

El director del colegio, impresionado por la determinación de los alumnos, decidió convertir el bosque en parte del programa educativo, asegurándose de que todos los estudiantes aprendieran sobre la importancia de la preservación del medio ambiente. Desde ese día, el colegio Santa Mónica se convirtió en un ejemplo de compromiso con la naturaleza, todo gracias a la valentía y determinación de Lucía y sus amigos.

Dirección del Cuentito copiada!