El misterio del camote envenenado


Había una vez un escritor llamado Roberto que vivía en una pequeña casa en el campo. Todos los días, Roberto se sentaba bajo un frondoso árbol para escribir sus cuentos y poemas. Un día, mientras paseaba por el campo, Roberto encontró un camote brillante y suculento. Sin sospechar que estaba envenenado, decidió llevarlo a casa para preparar una deliciosa comida.

Al llegar a su hogar, Roberto lavó cuidadosamente el camote y lo cortó en rodajas. Luego lo cocinó y se dispuso a disfrutar de su comida. Sin embargo, apenas había probado un bocado cuando comenzó a sentirse mal. El veneno del camote envenenado estaba haciendo efecto. Roberto cayó al suelo, sintiéndose débil y mareado.

Por suerte, una familia de animales del campo, compuesta por un conejo llamado Ramiro, un zorro llamado Óscar y una lechuza llamada Matilde, lo encontraron y rápidamente acudieron en su ayuda.

- ¡Roberto, despierta! - exclamó Ramiro, dando palmaditas en su mejilla.

- ¿Qué le pasó? - preguntó preocupada Matilde.

- Creo que comió un camote envenenado - respondió Óscar.

Decididos a ayudar a Roberto, los tres animales se pusieron en marcha. Ramiro saltó ágilmente en busca de hierbas medicinales, Óscar corrió para traer agua fresca y Matilde voló hacia el campo en busca de ayuda. Después de un arduo esfuerzo, lograron preparar una poción con las hierbas medicinales y ayudaron a Roberto a beberla.

Poco a poco, Roberto comenzó a sentirse mejor gracias a los cuidados y el esfuerzo de sus nuevos amigos. Agradecido, les prometió que escribiría una historia sobre su heroísmo y valentía. Y así lo hizo, la historia del camote envenenado y sus amigos del campo se convirtió en un cuento inspirador que enseñaba la importancia de la amistad, el trabajo en equipo y la superación de los obstáculos. Desde entonces, Roberto valoró mucho más la compañía de los animales del campo y cada vez que comía un camote, recordaba el misterio que le enseñó una gran lección.

Dirección del Cuentito copiada!