El misterio del niño perdido


Había una vez en un pequeño pueblo rodeado por campos verdes y arroyos cristalinos, un niño aventurero llamado Juanito. Un día, mientras exploraba el campo con su perro, se adentró demasiado y, sin darse cuenta, se perdió.

Sus padres, desesperados, organizaron un grupo de búsqueda con la ayuda de los vecinos y la policía. Pasaron horas buscándolo, pero no lograban encontrarlo. De repente, en el atardecer, un granjero lo encontró desorientado cerca del arroyo y lo llevó al hospital.

Juanito estaba asustado, pero los médicos lo tranquilizaron y le preguntaron por su familia. Al poco tiempo, sus padres, con lágrimas de alegría, entraron a la habitación y lo abrazaron con fuerza.

Desde ese día, Juanito aprendió la importancia de no alejarse demasiado sin compañía, y siempre llevaba consigo una brújula para guiarlo en sus aventuras. Su experiencia no solo lo ayudó a valorar a su familia, sino también a aprender a cuidarse mejor cuando se aventuraba en el campo.

Dirección del Cuentito copiada!