El poder del trabajo en equipo


Había una vez dos hermanos llamados A Bautista y Lautaro. Les encantaba jugar a los videojuegos en sus teléfonos móviles.

Pasaban horas jugando juntos, pero siempre tenían una competencia amistosa para ver quién podía obtener la puntuación más alta. Un día, mientras jugaban su juego favorito, A Bautista notó que Lautaro estaba un poco triste. "¿Qué sucede, hermano?" preguntó A Bautista. Lautaro suspiró y dijo: "Estoy cansado de perder todo el tiempo.

Siempre obtienes la puntuación más alta". A Bautista se sintió mal por su hermano menor y decidió que era hora de enseñarle algunos trucos para ayudarlo a mejorar en el juego.

"Mira, lo primero que debes hacer es concentrarte en cada nivel individualmente", explicó A Bautista mientras le mostraba a Lautaro cómo jugar mejor. "No te preocupes tanto por la puntuación total hasta que hayas dominado cada nivel".

Luego, les enseñó algunos movimientos especiales que él mismo había aprendido después de muchos días de práctica y dedicación. "¡Wow! ¡Eso es genial!" exclamó Lautaro emocionado mientras intentaba replicar los movimientos. Los dos hermanos continuaron jugando juntos durante semanas, pero esta vez era diferente.

En lugar de competir entre ellos, trabajaron como equipo para superar todos los niveles del juego juntos. Finalmente llegaron al último nivel del juego y estaban luchando contra el jefe final. La batalla fue intensa e interminable, pero finalmente lograron vencerlo juntos.

"¡Lo hicimos, hermano!" gritó A Bautista emocionado mientras abrazaba a su hermano menor. Lautaro estaba muy feliz y agradecido por todo lo que había aprendido de su hermano mayor. "Gracias por enseñarme cómo jugar mejor", dijo Lautaro sonriendo.

Desde ese día en adelante, A Bautista y Lautaro continuaron jugando juntos, pero esta vez no se preocupaban tanto por la puntuación. Habían aprendido una lección importante: trabajar juntos como equipo era mucho más divertido y gratificante que competir entre ellos.

Y así, los dos hermanos vivieron felices para siempre, disfrutando de su tiempo juntos jugando videojuegos en sus teléfonos móviles.

Dirección del Cuentito copiada!