El ventilador mágico


Había una vez en un pequeño pueblo de Argentina, un ventilador llamado Dani. A diferencia de los demás ventiladores, Dani tenía un poder especial: ¡era mágico! Podía volar por los aires y hablar con las personas.

Un día, mientras Dani volaba por el cielo azul, vio a Martina, una niña muy triste sentada en un banco del parque. Decidió acercarse y preguntarle qué le sucedía.

"Hola Martina, ¿qué te pasa? Pareces muy triste", dijo Dani con su voz suave y amigable. Martina levantó la vista sorprendida al ver a un ventilador hablándole. Pero en lugar de asustarse, sintió una extraña calidez en su corazón y decidió contarle todo lo que le estaba pasando.

Resulta que Martina era nueva en el colegio y no se había hecho amigos aún. Se sentía sola y desanimada. Dani escuchó atentamente cada palabra de Martina y luego le dijo: "No te preocupes, Martina. Yo puedo ayudarte a encontrar amigos".

Con eso dicho, Dani comenzó a girar sus aspas rápidamente hasta crear un viento fuerte que soplaba hacia todas las direcciones.

El viento hizo volar hojas secas por el aire e hizo que todos los niños del parque voltearan la cabeza para ver qué ocurría. Fue entonces cuando vieron a Dani flotando en el aire junto a Martina. Los niños se acercaron curiosos y emocionados por conocer al mágico ventilador.

Dani les explicó la situación de Martina y cómo ella necesitaba nuevos amigos. Los niños sonrieron comprensivamente y decidieron darle una oportunidad a Martina. A partir de ese día, Dani se convirtió en el mejor amigo de Martina y juntos hicieron muchas travesuras.

Pero lo más importante, Dani ayudó a Martina a hacer nuevos amigos en el colegio. Descubrieron que tenían muchos intereses en común como jugar al fútbol, dibujar y contar chistes.

Martina se dio cuenta de que la amistad era algo valioso y que no importaba si eras nuevo o diferente, siempre había alguien dispuesto a ser tu amigo si abrías tu corazón.

Con el tiempo, Dani siguió volando por los cielos del pueblo mágico llevando alegría y amistad a todos los niños que necesitaban un poco de magia en sus vidas. Y así termina esta historia llena de amor, amistad y magia. Porque cuando tenemos un buen amigo como Dani, todo es posible.

Dirección del Cuentito copiada!