El viaje de Ana


Ana era una niña muy curiosa y aventurera. Un día, decidió emprender un viaje en busca de aventuras. Con su mochila llena de cosas útiles, se despidió de su familia y emprendió el camino.

Caminó durante horas, admirando la naturaleza a su alrededor. De repente, se encontró con un pequeño arroyo. - ¡Qué bonito! – exclamó Ana. Decidió sentarse a descansar un rato y sacó un libro de su mochila. Mientras leía, escuchó un ruido extraño.

Se levantó y caminó hacia el origen del sonido. Encontró un árbol con una puerta pequeña. Ana, intrigada, decidió abrirla. Al pasar, se encontró en un hermoso jardín lleno de flores de todos los colores. De repente, apareció un hada.

- ¡Bienvenida, pequeña aventurera! Soy Ada, la guardiana de este jardín encantado – dijo el hada. Ana no podía creer lo que veía.

Ada le explicó que cada flor del jardín tenía un poder especial, y le pidió a Ana que las cuidara mientras ella estaba lejos. Ana aceptó con entusiasmo. Durante su estancia en el jardín, aprendió muchas cosas sobre las plantas y la naturaleza. Un día, una tormenta amenazaba con destruir el jardín.

Ana, con valentía, utilizó el poder de las flores para calmar la tormenta y salvar el jardín. Ada regresó y felicitó a Ana por su valentía. Como recompensa, le regaló una semilla especial. Ana regresó a casa, plantó la semilla y cuidó de ella con amor.

Pronto, la semilla creció y se convirtió en un árbol con hojas en forma de la letter A, recordándole siempre su aventura en el jardín encantado.

Dirección del Cuentito copiada!