El viaje de Sofía por los paisajes de Argentina


Sofía era una niña curiosa y valiente, a la que le encantaba aprender sobre la naturaleza. Un día, su maestra le propuso un desafío: recorrer los paisajes de Argentina y hacer una rima para cada palabra que representara un lugar.

Sofía se puso muy emocionada y se dispuso a realizar su viaje. -‘En un lindo valle flores brotan al montón, un paisaje hermoso a la vista, digno de atención’.

Su primer destino fue un río cristalino, donde aprendió sobre la importancia del agua y la vida que albergaba. -‘Un río en movimiento, vida y energía en su canción, un regalo de la naturaleza, pura inspiración’.

Luego, se adentró en la majestuosa cordillera, donde conoció la grandiosidad de sus montañas. -‘En la cordillera imponente, la naturaleza es dueña, un lienzo de mil colores y la vida que se empeña’. Continuó su viaje hasta el volcán, maravillada por su fuerza y belleza.

-‘El volcán humeante, poder en su danza volcán, un acto de la tierra, espectáculo sin igual’. Más adelante, exploró las alturas de una montaña, observando la diversidad de la vida que habitaba en ella.

-‘En la montaña solemne, la vida se manifiesta, un mundo de diversidad, que nos invita a la fiesta’. Siguió su camino hasta la península, donde comprendió la importancia de conservar los ecosistemas. -‘La península protegida, un refugio singular, conservemos su belleza, para siempre preservar’.

Después, se maravilló con la serenidad de una isla perdida en el océano. -‘La isla solitaria, en el mar su amor desata, un paraíso escondido, en la inmensidad plateada’. Llegó hasta un cabo, observando cómo impactaba la fuerza del mar en sus acantilados.

-‘El cabo en su grandeza, el mar en su lucha vana, un choque de elementos, danza blanca y resplandor’. Más tarde, alcanzó la punta de un promontorio, divisando el horizonte en toda su amplitud.

-‘La punta alzada al cielo, testigo de la creación, un lugar de introspección, en busca de la inspiración’. Atravesó una vasta llanura, maravillándose con su inmensidad y la diversidad de sus paisajes.

-‘La llanura eterna, en sus extensos confines, un abrazo sin fin, que nos sorprende y define’. Por último, llegó a una Playa dorada, donde disfrutó del sol, el mar y la arena. -‘La playa acogedora, donde el mar va a abrazar, un rincón de alegría, para siempre recordar’.

De regreso en su escuela, Sofía emocionada compartió su experiencia con sus compañeros, llevándolos a los más hermosos paisajes y enseñándoles la importancia de cuidar y respetar la naturaleza.

Dirección del Cuentito copiada!