El zorro guía


Hana era una niña curiosa y aventurera. Le encantaba explorar su entorno y descubrir cosas nuevas. Sin embargo, a veces su curiosidad la llevaba a meterse en problemas.

Un día, mientras caminaba por el bosque cercano a su casa, Hana vio un sendero que nunca antes había explorado. A pesar de las advertencias de sus padres de no aventurarse demasiado lejos, Hana decidió seguir el sendero para ver adónde la llevaría.

Después de caminar durante un rato, Hana se dio cuenta de que estaba perdida. Había dejado atrás todos los lugares familiares y ahora estaba en un área desconocida del bosque. Se sintió asustada y sola. De repente, escuchó un ruido detrás de ella.

Se volvió rápidamente para ver qué era y encontró a un pequeño zorro mirándola con curiosidad. —"Hola" , dijo Hana tímidamente. "¿Qué estás haciendo aquí?" preguntó el zorro. "Me perdí", respondió Hana con tristeza.

"Oh, lo siento mucho", dijo el zorro compasivamente. "Pero no te preocupes, yo puedo ayudarte a encontrar tu camino a casa". El zorro se convirtió en guía de Hana por el bosque.

La llevó por senderos conocidos hasta que finalmente llegaron al borde del bosque donde ella vivía. "Muchas gracias por ayudarme", dijo Hana con gratitud al pequeño zorro. "No hay problema", respondió el zorro amablemente. "Pero recuerda que es importante ser cuidadosa cuando explores lugares nuevos.

Te podrías haber metido en un gran problema si no te hubiera encontrado". Hana entendió la lección.

A partir de entonces, se aseguró de siempre pedir permiso a sus padres antes de aventurarse en lugares desconocidos y nunca más se perdió en el bosque. Con el tiempo, Hana se convirtió en una exploradora experta y valiente. Pero gracias a su encuentro con el pequeño zorro, aprendió que la curiosidad debe ir acompañada de precaución y responsabilidad.

Dirección del Cuentito copiada!
1