Federico y el gran paso


Había una vez un niño llamado Federico que ya era grande, pero aún usaba pañales. Su mamá le decía que era momento de dejarlos, pero Federico tenía miedo. Un día, mientras jugaba en el bosque, se encontró con el lobo.

Aunque todos le tenían miedo al lobo, Federico vio que no era tan malo como todos decían.

El lobo le contó a Federico que él también había tenido miedo de dejar algo que lo hacía sentir seguro, como su mala reputación. Le dijo que para superar el miedo, necesitaba valentía, pero que no tenía que hacerlo solo. El lobo lo llevó a la casa de los tres cerditos, quienes le enseñaron que juntos podían superar cualquier obstáculo.

Los cerditos le propusieron a Federico un plan para dejar los pañales: cada día, él intentaría mantenerlos secos durante un tiempo más largo. Y así, con mucho esfuerzo y el apoyo del lobo y los cerditos, Federico pudo dejar los pañales.

Descubrió que, aunque muchas veces el miedo se interpone en nuestro camino, con valentía y ayuda de otros, podemos superarlo.

Dirección del Cuentito copiada!