Jorge y el misterio del bosque perdido


Jorge era un niño aventurero que amaba explorar el bosque cercano a su casa. Un día, decidió adentrarse un poco más de lo habitual y, sin darse cuenta, se perdió.

A medida que avanzaba, el bosque se volvía cada vez más denso y oscuro, y Jorge comenzó a asustarse. De repente, escuchó un ruido extraño y se detuvo. -¿Hola? ¿Hay alguien ahí? -preguntó Jorge, pero solo obtuvo silencio como respuesta.

Intrigado, decidió seguir el sonido y se encontró con un grupo de ardillas que jugaban entre los árboles. Con alivio, continuó su camino, pero pronto se vio frente a un río caudaloso.

Sin saber qué hacer, recordó que su abuelo le había enseñado a construir un puente con troncos y ramas. Con paciencia y determinación, Jorge logró cruzar el río. Sin embargo, cuando pensaba que lo peor ya había pasado, se topó con un zorro hambriento. -Tranquilo, amigo zorro, no te haré daño.

Solo quiero encontrar el camino a casa -dijo Jorge en voz baja. El zorro, sorprendido por la valentía y bondad de Jorge, decidió ayudarlo y lo guió de regreso a casa.

Exhausto pero seguro, Jorge abrazó a su familia y les contó todas las aventuras que vivió en el bosque perdido. A partir de ese día, Jorge aprendió que, aunque perdamos el rumbo, siempre hay una forma de encontrar el camino si tenemos valentía, paciencia y buenos amigos.

Dirección del Cuentito copiada!