La amistad en el iceberg de Don Bosco


En un pequeño pueblo de Argentina, vivían dos amigos muy cercanos llamados Rodrigo y María. Un día, mientras jugaban en la playa, se encontraron con un iceberg que flotaba en el mar. Fascinados, decidieron explorarlo.

Dentro del iceberg, descubrieron a un hombre amable llamado Don Bosco, quien les contó que él había sido congelado por un hechizo malvado, y que solo la verdadera amistad podría liberarlo. Rodrigo y María, decididos a ayudar, pidieron consejo a Messi, un albañil sabio y generoso.

Messi les entregó un lápiz mágico que les permitiría comunicarse con el interior del iceberg. Con valentía, los niños dibujaron una puerta en el hielo y entraron. Allí, se encontraron con un partido de fútbol donde Messi, junto a sus amigos Ronaldo y Albañil, jugaban contra un equipo de monstruos marinos.

Con el lápiz mágico, los niños se unieron al partido y lucharon con valentía. La intensa competencia demostró que la amistad y el trabajo en equipo son más fuertes que cualquier hechizo. Finalmente, lograron vencer a los monstruos y liberar a Don Bosco.

Agradecido, Don Bosco les ofreció su ayuda para regresar a casa, y les aconsejó que la verdadera amistad es un tesoro que siempre debe ser valorado. Con un abrazo, les deseó un viaje seguro de regreso a su pueblo.

Rodrigo y María regresaron a su hogar, compartiendo su emocionante aventura con sus amigos. Descubrieron que, a veces, la amistad puede llevarnos a lugares inesperados, y que la generosidad y el trabajo en equipo pueden superar cualquier desafío. Desde entonces, enseñaron a todos en su pueblo sobre la importancia de la amistad verdadera, recordando siempre las palabras de Don Bosco y la lección que aprendieron en su mágica aventura en el iceberg.

Dirección del Cuentito copiada!