La aventura de 4B en el monumento de la bandera


Era un día soleado en la ciudad de Rosario, y los niños de 4°B estaban emocionados por su viaje al monumento de la bandera.

Todos se reunieron en la escuela con su maestra, la seño Fabiana, quien les recordó las reglas de comportamiento durante el paseo. "Escuchen chicos, hoy iremos al monumento de la bandera y quiero que se comporten como verdaderos ciudadanos respetuosos," dijo la seño Fabiana con una sonrisa. Los niños asintieron emocionados y partieron hacia el monumento.

Al llegar, la seño Fabiana les explicó la importancia histórica del lugar y les mostró cada detalle del monumento. De repente, uno de los niños, Lucas, exclamó "Miren, hay un pasadizo secreto detrás de la estatua!" emocionado.

Los demás niños se acercaron y descubrieron que el pasadizo los conducía a una sala llena de objetos antiguos y documentos sobre la historia de la bandera. Juntos, comenzaron a explorar el lugar, leyendo los documentos y maravillándose con las reliquias.

De repente, escucharon pasos acercándose. Era el guardia del monumento. "¡Oh no, nos hemos perdido!" exclamó Sofía preocupada. La seño Fabiana tranquilizó a los niños y explicó al guardia lo sucedido.

El guardia, impresionado por el interés de los niños, les permitió seguir explorando la sala. Finalmente, regresaron al grupo y continuaron el recorrido con la seño Fabiana.

Al regresar a la escuela, los niños estaban emocionados por todo lo que habían aprendido y agradecieron a su seño Fabiana por la increíble aventura. Desde ese día, todos se sintieron motivados a conocer más sobre la historia de su país y prometieron siempre mostrar respeto por sus monumentos.

La seño Fabiana sonrió al ver el entusiasmo de sus alumnos, sabiendo que habían vivido una experiencia educativa inolvidable.

Dirección del Cuentito copiada!