La aventura de las Figuras en Colorelandia


En un lugar muy lejano llamado Colorelandia, vivían las Figuras Geométricas: Círculo, Cuadrado, Triángulo y Rectángulo. Cada una de ellas era de un color diferente: el Círculo era amarillo, el Cuadrado era rojo, el Triángulo era azul y el Rectángulo era verde.

Un día, las Figuras Geométricas decidieron explorar la Naturaleza de Colorelandia. Se pusieron en fila y comenzaron su viaje. Caminaron por el Bosque de los Tamaños, donde encontraron árboles grandes, medianos y pequeños, y aprendieron que las figuras también podían tener distintos tamaños.

Luego, llegaron al Río de los Alimentos, donde el agua era de color naranja y olía a deliciosas frutas. Las Figuras Geométricas se refrescaron y se llenaron de energía probando las frutas de todos los colores.

Después, se adentraron en el Valle de las Canciones, donde el viento soplaba melodías alegres. Las Figuras bailaron y cantaron, y descubrieron que la música también podía ser de muchos colores.

De repente, se encontraron con el Gran Montaña de los Sentidos, donde había túneles mágicos que desafiaban sus sentidos. Cada túnel los llevaba a un mundo de sensaciones: el túnel de la vista los llenó de colores brillantes, el túnel del tacto los hizo sentir diferentes texturas, el túnel del olfato los envolvió en aromas deliciosos, el túnel del oído los hizo escuchar sonidos maravillosos, y el túnel del gusto les permitió saborear sabores increíbles.

Al llegar al final de la montaña, las Figuras Geométricas se abrazaron emocionadas. Habían descubierto que la Naturaleza de Colorelandia era un lugar maravilloso, lleno de sorpresas y aprendizajes. Desde ese día, las Figuras Geométricas se sintieron más unidas que nunca, y prometieron seguir explorando juntas y aprendiendo sobre el mundo que los rodeaba.

Dirección del Cuentito copiada!