La Belleza de la Diversidad


Había una vez un mundo donde todas las líneas eran rectas. Cada día, el sol salía y las líneas se alineaban perfectamente unas con otras, formando figuras geométricas perfectas.

Todos los habitantes de este mundo eran líneas rectas, desde los árboles hasta los animales. Pero en este mundo también vivían dos líneas especiales: Curva y Recto. Recto era un hombre muy serio y estricto que siempre seguía las reglas al pie de la letra.

Por otro lado, Curva era una mujer alegre y creativa que disfrutaba romper con la monotonía de las formas rectas. Un día, mientras Recto caminaba por el bosque siguiendo su línea recta habitual, escuchó un ruido extraño proveniente de los arbustos.

Se acercó cautelosamente y descubrió a Curva jugando felizmente entre los árboles. "¡Curva! ¿Qué estás haciendo? ¡No deberías estar aquí!", exclamó Recto con preocupación.

Curva se rió y respondió: "¡Relájate, Recto! Estoy explorando nuevas formas y descubriendo la belleza oculta en lo impredecible". Recto frunció el ceño y dijo: "Eso no es correcto ni ordenado. Las cosas deben mantenerse en su lugar".

Curva le sonrió amablemente a Recto y le propuso algo inesperado: "¿Por qué no me acompañas? Podemos aprender juntos sobre el poder de la flexibilidad". Aunque dudoso al principio, Recto decidió darle una oportunidad a Curva. Juntos comenzaron a explorar el mundo, dejando que sus líneas rectas se mezclaran con curvas suaves y elegantes.

Descubrieron que al combinar ambas formas, podían crear cosas hermosas y únicas. Poco a poco, Recto comenzó a relajarse y a disfrutar de la aventura.

Se dio cuenta de que las líneas curvas no eran tan caóticas como pensaba, sino que tenían un orden propio. Además, Curva aprendió cómo la precisión de las líneas rectas podía dar estructura y estabilidad. Con el tiempo, los habitantes del mundo empezaron a notar los cambios en Recto y Curva.

Admiraban su capacidad para trabajar juntos y crear algo nuevo. Inspirados por su ejemplo, otros comenzaron a experimentar con diferentes combinaciones de líneas rectas y curvas.

El mundo ya no era solo una serie de formas perfectamente alineadas; ahora era un lugar lleno de diversidad y creatividad. Las personas se dieron cuenta de que la belleza no solo residía en la perfección matemática, sino también en lo inesperado e imperfecto.

Recto y Curva se convirtieron en héroes del mundo lineal. Sus acciones inspiraron a todos a abrazar la flexibilidad y celebrar las diferencias entre ellos mismos. Y así fue como Recto descubrió que las líneas curvas pueden ser maravillosas cuando se combinan con las rectas.

Juntos demostraron que trabajar en equipo puede llevarnos más allá de nuestros propios límites y abrirnos nuevas posibilidades infinitas. Desde ese día, el mundo nunca volvió a ser el mismo.

Y aunque Recto siempre mantuvo su naturaleza ordenada, encontró alegría en la compañía de Curva y en la magia que su unión creaba.

Dirección del Cuentito copiada!