La Casa más Linda


Natasha y Yazmín eran dos amigas muy cercanas que vivían en el mismo barrio en la ciudad de Buenos Aires. Un día, su amigo Thiago les invitó a su casa para jugar juntos. Cuando llegaron, quedaron sorprendidas.

La casa de Thiago era increíble: tenía un jardín enorme, una piscina y muchos juegos. Al verla, Natasha y Yazmín se llenaron de celos. - ¡Wow, la casa de Thiago es súper linda! - exclamó Natasha.

- Sí, es genial, me encantaría tener una casa grande como esta - suspiró Yazmín. Los días siguientes, Natasha y Yazmín no dejaban de hablar de la casa de Thiago. Se sentían inferiores por vivir en departamentos más pequeños. Esa situación provocó tensiones entre ellas.

Un día, Thiago les propuso construir una casita en el jardín de su casa, donde todos pudieran jugar juntos. Emocionados, empezaron a trabajar en el proyecto. Pintaron las paredes de colores brillantes, colocaron cortinas de retazos y hasta plantaron flores alrededor.

Al terminar, se dieron cuenta de que su pequeña casita era tan linda como la de Thiago. Entonces, compartieron abrazos y risas. - Esta casita es genial, ¡y es nuestra! - exclamó Thiago emocionado. - Sí, es cierto.

Aunque la casa de Thiago es grande, nuestra casita es única y especial - agregó Natasha. - Estoy de acuerdo. Ambas casas son lindas a su manera - dijo Yazmín sonriendo.

A partir de ese día, Natasha, Yazmín y Thiago pasaban el tiempo tanto en la gran casa de Thiago como en su pequeña y acogedora casita. Aprendieron que la amistad y la diversión no dependen del tamaño de una casa, sino de la magia que compartimos con aquellos que queremos.

Dirección del Cuentito copiada!