La Jirafa de Esperanza


En un pequeño pueblo, vivía una familia con unos padrinos muy especiales, quienes siempre brindaban amor a todos a su alrededor.

Un día, los padrinos regalaron a la familia una hermosa jirafa de juguete, la cual fue guardada en el living de la casa. A medida que pasaba el tiempo, el niño de la familia crecía y comenzaba a trabajar, mientras que su madre recibía la visita de amigas con hijos, quienes amaban la jirafa y jugaban con ella.

Entre esos niños, había una niña llamada Steffi, de 8 años, quien lamentablemente había sido diagnosticada con Leucemia.

Un día, Steffi le pidió a la madre del niño si podía jugar con la jirafa, y desde ese momento, la pequeña desarrolló un profundo amor por el juguete.

Dirección del Cuentito copiada!