La Maestra Jardinera y la Superheroína de la Noche


Había una vez en un pequeño pueblo, una maestra jardinera llamada Ana. Durante el día, Ana daba clases a un grupo de chicos de 4 años en el jardín de infantes.

Les enseñaba sobre las estaciones del año, los colores, los números y muchas cosas más. Los niños adoraban a la maestra Ana, ya que siempre los hacía reír y aprender de una manera muy divertida.

Pero lo que los chicos no sabían es que su querida maestra, en verdad, ¡era una superheroína de la noche! Cuando caía el sol, Ana se convertía en Super-ANA, una valiente y poderosa superheroína.

Con su traje brillante y su capa increíble, volaba por los cielos del pueblo, protegiendo a todos los habitantes de cualquier problema. Nadie sospechaba que su amada maestra del jardín de infantes era en realidad Super-ANA, la superheroína más increíble de todas. Un día, uno de sus pequeños estudiantes, Lucas, estaba en apuros.

Estaba atrapado en un árbol muy alto y no podía bajar. Sin dudarlo, Super-ANA voló hacia el lugar y con su fuerza y agilidad, rescató a Lucas.

El pequeño quedó tan sorprendido que exclamó: -¡Eres la mejor superheroína del mundo! No sabía que mi maestra era tan valiente.

Super-ANA le guiñó un ojo y le respondió: -¡Todos los que quieren mucho a sus alumnos son capaces de grandes hazañas! Y desde ese día, los chicos miraban con admiración a su maestra jardinera, sin saber que por las noches ella velaba por su pueblo como Super-ANA. La maestra Ana enseñaba a sus pequeños que, al igual que ella, cada uno podía ser un héroe en su propia vida, simplemente haciendo el bien y ayudando a los demás.

Y juntos, cada día, seguían aprendiendo, creciendo y soñando con convertirse en héroes como su querida maestra. ¡El fin!

Dirección del Cuentito copiada!