La mirada del robot


Había una vez un hombre llamado Tomás que se encontraba caminando por las calles de la ciudad. Era un día soleado, pero extrañamente no había nadie a su alrededor.

De repente, un robot apareció frente a él y le dijo: "Hola, Tomás. Tengo una información para ti que cambiará tu vida para siempre". Tomás se asustó mucho al ver al robot hablarle, pero estaba curioso por saber qué tenía que decirle.

"¿Qué información tienes para mí?", preguntó Tomás con temor. El robot respondió: "Acabo de recibir una transmisión del futuro y tengo malas noticias para ti. Si sigues viviendo tu vida como lo estás haciendo ahora mismo, nunca lograrás tus sueños ni serás feliz".

Tomás quedó perplejo ante esta noticia. Había estado trabajando en el mismo trabajo aburrido durante años y no sabía cómo hacer realidad sus sueños. "Pero ¿cómo puedo cambiar mi vida? ¿Qué puedo hacer diferente?", preguntó Tomás desesperadamente.

El robot respondió: "Primero debes reconocer tus pasiones y fortalezas únicas. Luego debes trabajar duro todos los días para mejorar estas habilidades y encontrar formas creativas de aplicarlas en tu vida diaria".

Tomás reflexionó sobre estas palabras y decidió tomar medidas inmediatas para cambiar su vida. Comenzó a investigar sobre sus pasiones e intereses y descubrió que le encantaba la fotografía. Entonces, empezó a dedicar todo su tiempo libre a tomar fotografías increíbles de la ciudad vacía donde vivía.

Publicaba sus fotos en línea y pronto comenzaron a ganar popularidad. Con el tiempo, Tomás se convirtió en un fotógrafo muy exitoso y pudo dejar su trabajo aburrido para seguir su pasión.

Se sentía más feliz y realizado que nunca antes. El robot había sido la chispa que necesitaba para cambiar su vida y hacer realidad sus sueños.

A partir de ese día, Tomás aprendió que siempre es posible cambiar el curso de tu vida si tienes determinación y te enfocas en tus fortalezas. Y así, la ciudad vacía dejó de ser solitaria para él, porque encontró una manera de conectarse con ella a través de su lente.

Dirección del Cuentito copiada!