La sonrisa del pallaso


Catalina estaba emocionada porque su mamá la llevó al circo como regalo sorpresa. Rieron y aplaudieron durante el espectáculo, pero algo en el pallaso Marcelo la perturbaba. Su sonrisa era aterradora, con dientes desproporcionados y ojos inexpresivos.

- Mamá, ¿por qué ese pallaso se ve tan extraño? - preguntó Catalina. - No te preocupes, cariño, es parte del espectáculo - respondió su mamá. Al regresar a casa, Catalina no podía quitarse la imagen del pallaso de la cabeza.

Mientras dormía, escuchó risas siniestras y abrió los ojos para ver al pallaso Marcelo al pie de su cama. - Ven conmigo, Catalina, vamos a jugar para siempre - susurró el pallaso con su sonrisa aterradora.

Aterrorizada, Catalina gritó y su mamá acudió corriendo. El pallaso desapareció, pero Catalina no logró conciliar el sueño. Al día siguiente, su mamá la llevó al circo para enfrentar sus miedos, pero el pallaso Marcelo no estaba.

Sin embargo, al regresar a casa, Catalina encontró una fotografía del pallaso en su habitación, con un mensaje escalofriante: 'Te estaré esperando'. Desde entonces, Catalina nunca volvió a ser la misma, su risa se apagó y sus ojos reflejaban un terror perpetuo.

Dirección del Cuentito copiada!
1