La Tortuga que Cambió Todo


En un vecindario muy grande, un hombre llamado Don Alberto regresó a su casa para descubrir que estaba infestada de tortugas. Decidió venderlas, pero no a la tortuga más grande y especial, Agu Trot.

Mientras tanto, su vecina, la encantadora Silber, con quien Don Alberto siempre había compartido sonrisas amables, se acercó a él. Juntos, compartieron risas y conversaciones, y finalmente se enamoraron. Se casaron en una hermosa ceremonia rodeados de amigos y familiares.

Durante la recepción, Agu Trot hizo su gran entrada, llevando los anillos en su caparazón. Don Alberto y Silber se dieron cuenta de que Agu Trot representaba la paciencia y el amor duradero, y decidieron tenerla como una mascota especial en su nuevo hogar.

Juntos, cuidaron de Agu Trot y apreciaron cada día juntos, disfrutando de su amor y el maravilloso vecindario en el que vivían.

Dirección del Cuentito copiada!