La valentía en Medellín

655229255

Don Quijote y Sancho Panza llegaron a Medellín, tierra de flores y café. Al subir al metro cable, Sancho gritó: "¡Mi señor, son dragones gigantes que nos llevan por el cielo!".

655229255

Don Quijote, con su armadura brillante, exclamó: "¡Prepara tu espada, valiente escudero!". Al bajar, un bus se detuvo frente a ellos. Don Quijote lo miró solemne y dijo: "Rucinante nos espera para otra aventura".

655229255

Recorrieron las calles empedradas del Pueblito Paisa y se maravillaron en el Jardín Botánico. Así aprendieron que la verdadera valentía está en enfrentar los retos con coraje y nobleza.

655229255
Dirección del Cuentito copiada!