Las Ollitas de Mamá


Había una vez en un pequeño pueblo de Argentina, un grupo de ollitas muy especial. Estas ollitas vivían en la cocina de una casa junto a Mamá, una mujer amorosa que disfrutaba cocinar deliciosas comidas para su familia.

Un día, Mamá decidió enseñar a los niños del pueblo la importancia de la alimentación saludable y el amor por la cocina. -Ollitas, hoy vamos a cocinar una deliciosa sopa de verduras para los niños del pueblo.

Ellos deben aprender a comer sano y a disfrutar de la comida casera- dijo Mamá con entusiasmo. Las ollitas se emocionaron y comenzaron a trabajar en equipo para preparar la sopa. Cada una de ellas aportaba su granito de sal, literalmente, a la receta.

-Yo tengo las zanahorias,- dijo la ollita más grande. -Y yo los tomates y pimientos,- agregó la ollita mediana. -¡Yo tengo las papas y el calabacín! - exclamó la ollita más pequeña.

Trabajaron juntas, motivadas por ayudar a Mamá y por la emoción de llevar alegría a los niños del pueblo. Finalmente, la sopa estuvo lista y Mamá la llevó al comedor del pueblo, donde los niños esperaban ansiosos.

Al probar la sopa, los niños quedaron encantados con el sabor y la calidez que transmitía. Mamá les explicó la importancia de comer variado, colorido y de origen natural. Los niños entendieron el mensaje y agradecieron a Mamá y a las ollitas por su esfuerzo.

Desde ese día, las ollitas se sintieron felices de poder ayudar a Mamá a enseñar a los niños sobre la alimentación saludable. Y Mamá, por su parte, estaba orgullosa de sus ollitas y de la lección que juntos habían compartido.

La unión, el trabajo en equipo y la importancia de la alimentación sana fueron los pilares de esta hermosa historia de las ollitas de Mamá.

Dirección del Cuentito copiada!