Los Tres Amigos y la Lección en el Shopping


Había una vez tres amigos, Martín, Sofía y Pedro, que estaban emocionados porque su mamá los llevaba a comer hamburguesas a Mac Donalds. Todos estaban deseando probar las deliciosas hamburguesas y papas fritas. Mientras caminaban hacia el shopping, reían y planeaban qué juegos jugarían después del almuerzo. Pero al llegar a la cochera del shopping, algo cambió. Martín quería sentarse en el asiento delantero del auto, Sofía insistía en que ella siempre se sentaba allí, y Pedro, molesto, empezó a empujar a sus amigos. La pelea empezó en un abrir y cerrar de ojos.

“¡Basta ya! ”, gritó su mamá. “No puedo creer cómo están comportándose. Hemos planeado este almuerzo juntos y ustedes están arruinándolo con sus peleas. ¡Volvamos a casa ahora mismo! ” Los tres amigos se sintieron mal por haber arruinado el paseo a Mac Donalds. Se miraron entre sí, sin saber qué decir.

De regreso a casa, la mamá de los amigos los llevó a su habitación y los reprendió enérgicamente. “No puedo creer el comportamiento que mostraron hoy. No es así como deben comportarse como amigos. Deben aprender a respetarse mutuamente y a ser más comprensivos. La próxima vez que salgamos juntos, espero ver un cambio en su actitud”. Los tres amigos asintieron, entendiendo que habían cometido un error y que debían aprender a ser mejores compañeros.

Pasaron los días y los tres amigos empezaron a hacer pequeños gestos de amabilidad entre ellos. Martín compartía sus juguetes con Pedro, Sofía ayudaba a Martín con sus tareas, y Pedro consolaba a Sofía cuando estaba triste. Su mamá notó el cambio y decidió darles una segunda oportunidad.

Finalmente, volvieron al shopping como habían planeado, esta vez comportándose como verdaderos amigos. Disfrutaron de su deliciosa comida, se divirtieron en los juegos del shopping y pasaron un día increíble. Al final del día, su mamá los abrazó y les dijo: “Estoy muy orgullosa de ustedes. Han demostrado que pueden aprender de sus errores y mejorar. Esta es la actitud que espero ver siempre”. Los tres amigos se abrazaron emocionados, sintiéndose bien consigo mismos. Habían aprendido una valiosa lección sobre amistad y compañerismo, y estaban decididos a ser mejores amigos para siempre.

Dirección del Cuentito copiada!