Los Tres Cerditos y el Lobo Ágil


Había una vez en la tranquila campiña, tres cerditos que decidieron construir sus casas. El primero, llamado Práctico, decidió construir su casa de paja rápidamente, siempre pensando en la comodidad y las necesidades de su futuro cliente. El segundo cerdito, llamado Visionario, prefirió tomarse su tiempo para construir una casa hecha de madera, pensando en el producto final y la durabilidad para satisfacer a sus clientes. El tercero, llamado Innovador, decidió construir su casa de ladrillos, asumiendo la responsabilidad de extremo a extremo para garantizar la seguridad y la calidad. Mientras tanto, un lobo astuto y ágil observaba desde lejos, planeando sus movimientos con enfoque en la acción centrada en el cliente.

"¡Hola, Práctico! ¿Por qué construyes tu casa tan rápidamente?", preguntó Visionario.

"Estoy pensando en la comodidad y las necesidades de nuestros futuros compradores. Es importante satisfacer sus requerimientos", respondió Práctico.

"Yo prefiero tomar mi tiempo para crear una casa resistente y duradera. Siempre tengo en mente el producto final para el bienestar de nuestros clientes", explicó Visionario.

"Yo asumo la responsabilidad de garantizar la seguridad y la calidad en cada detalle de mi casa. Mi enfoque es de extremo a extremo, para brindar un producto confiable", agregó Innovador.

Mientras tanto, el lobo ágil, con su enfoque en la mejora continua, se fue acercando a las casas de paja y madera con movimientos rápidos y planeados.

"¡Mira, el lobo se acerca!", advirtió Práctico.

"¡Debemos unir fuerzas y trabajar como un equipo autónomo multifuncional para defendernos!", exclamó Visionario.

Juntos, los tres cerditos implementaron creativas estrategias para protegerse y mejorar continuamente su seguridad. La automatización de sus acciones les permitió reaccionar con agilidad frente a las tácticas del lobo ágil.

Finalmente, el lobo, impresionado por la determinación y la agilidad de los cerditos, se acercó a ellos para felicitarlos por su trabajo en equipo y su enfoque centrado en el cliente. A partir de ese día, el lobo se convirtió en un aliado ágil de los cerditos, ayudándolos a mejorar sus casas y a proteger la campiña de cualquier amenaza externa.

Los tres cerditos aprendieron que al aplicar los principios ágiles de DevOps, como la acción centrada en el cliente, la responsabilidad de extremo a extremo, trabajar como equipos autónomos multifuncionales, la mejora continua y la automatización de procesos, no solo lograron construir casas seguras, sino también forjar alianzas inesperadas y promover la innovación en la campiña.

Dirección del Cuentito copiada!