Manu y su sueño de volar


Manu era un niño curioso y aventurero que siempre estaba buscando nuevas cosas por descubrir. Un día, mientras jugaba en el parque, levantó la vista hacia el cielo y vio pasar un helicóptero.

- ¡Mamá! ¡Papá! ¡Miren! - dijo Manu emocionado mientras señalaba al cielo. - Sí, es un helicóptero - respondió su papá con una sonrisa. Manu se quedó mirando al helicóptero hasta que desapareció de su vista.

A partir de ese momento, no podía dejar de pensar en cómo sería volar en uno de esos aparatos increíbles. Esa noche, mientras cenaban, Manu le preguntó a sus padres sobre los helicópteros y cómo funcionaban.

Ellos le explicaron que eran máquinas muy complejas que podían volar gracias a las hélices que tenían en la parte superior. - ¿Y alguna vez podré subirme a uno? - preguntó Manu con ansias. - Quién sabe, tal vez algún día tengas esa oportunidad - respondió su mamá con una sonrisa tranquilizadora.

A partir de ese momento, Manu empezó a leer todo lo que encontraba sobre los helicópteros. Quería saber todo lo posible sobre ellos para estar preparado si alguna vez tenía la oportunidad de viajar en uno.

Un día, mientras caminaban por la calle, escucharon un ruido fuerte proveniente del cielo. Cuando levantaron la vista vieron aterrizar un helicóptero en el campo cercano al parque donde solían jugar Manu y sus amigos.

- ¡Miren, miren! ¡Es un helicóptero! - gritó Manu emocionado. Sin pensarlo dos veces, corrió hacia el campo para ver de cerca al helicóptero. Cuando llegó, se encontró con un hombre que estaba revisando la máquina.

- Hola, ¿puedo ayudarte en algo? - preguntó el hombre amablemente. - Sí, quiero saber todo sobre los helicópteros y cómo funcionan - respondió Manu entusiasmado. El hombre sonrió y le explicó todo lo que sabía sobre los helicópteros.

Le mostró cómo funcionaban las hélices y cómo se controlaba el vuelo desde la cabina del piloto. Manu estaba fascinado y no podía dejar de hacer preguntas. - ¿Alguna vez has volado en uno de estos? - preguntó Manu finalmente.

- Sí, soy piloto de helicóptero y he volado en muchas ocasiones - respondió el hombre con una sonrisa. Manu no podía creerlo. Había conocido a alguien que había volado en un helicóptero.

Desde ese momento, su sueño era convertirse en piloto de helicóptero también para poder experimentar esa sensación única de volar por los cielos.

A partir de ese día, Manu empezaría a estudiar mucho más para poder cumplir su sueño de volar algún día en un helicóptero como aquel que había visto pasar por el parque. Y aunque sabía que tendría que trabajar muy duro para lograrlo, estaba dispuesto a hacerlo porque sabía que nada era imposible si uno ponía todo su empeño y corazón en ello.

Dirección del Cuentito copiada!