Moira Andrea y el misterio de las manos sucias


Moira Andrea era una niña curiosa y traviesa que siempre estaba explorando el mundo a su alrededor. Un día, mientras jugaba en el jardín, se ensució las manos de barro. A pesar de las reglas de su mamá, Moira Andrea decidió no lavarse las manos y se fue de aventuras por el vecindario. En su camino, se encontró con varios amigos con quienes compartió sus descubrimientos.

- ¡Hola Moira Andrea! ¿Qué has estado haciendo? -preguntó su amiga Lola.

- Estuve cavando en el jardín y encontré un tesoro oculto -respondió Moira Andrea emocionada.

- ¡Qué genial! Pero, ¡tus manos están tan sucias! Deberías lavarlas antes de seguir jugando -dijo Lola preocupada.

Moira Andrea no le hizo caso y siguió su camino hacia el parque. Allí se unió al grupo de juegos, pero todos notaron lo sucias que estaban sus manos.

- Moira Andrea, deberías lavarte las manos. Nadie quiere jugar contigo si están sucias -le dijo Juanito, su amigo del parque.

Pero Moira Andrea no quería detenerse. Siguió explorando hasta que se encontró con una situación que cambió su perspectiva. Se topó con una niña triste que estaba sentada sola en un rincón.

- Hola, ¿te puedo ayudar? -preguntó Moira Andrea con amabilidad.

- No creo, estoy tan triste que ni siquiera quiero jugar -respondió la niña desanimada.

Entonces, Moira Andrea miró sus manos sucias y recordó las palabras de sus amigos. Decidió que tal vez lavarse las manos y mostrar empatía hacia la niña podría alegrar su día.

Moira Andrea regresó a casa, se lavó las manos y tomó una caja llena de juguetes y golosinas. Luego, volvió al parque y le ofreció a la niña triste compartir sus juguetes y dulces. La niña sonrió por primera vez en mucho tiempo. Moira Andrea entendió que a veces, aunque estemos llenos de aventuras y descubrimientos, es importante recordar la importancia de la limpieza y el cuidado personal, así como la empatía hacia los demás.

Desde ese día, Moira Andrea siguió investigando y explorando, pero siempre recordó lavarse las manos y estar lista para ayudar a quienes lo necesitaran.

Dirección del Cuentito copiada!