Moisés el pequeño genio


En un pequeño pueblo de la Patagonia, vivía Moisés, un niño muy curioso y despierto. Desde pequeño demostraba una inteligencia por encima del promedio, siempre haciendo preguntas y buscando respuestas.

Sus padres, Marta y Juan, se sorprendían día a día con las ocurrencias y ocurrencias de su hijo. Moisés disfrutaba mucho leyendo y descubriendo cosas nuevas, era un apasionado por los experimentos y las exploraciones.

Un día, decidió emprender un proyecto para limpiar el río que atravesaba su pueblo, convencido de que podía encontrar una solución. -“¡Mamá, papá, tengo una idea brillante! Voy a crear un filtro para purificar el agua del río y así ayudar a nuestro pueblo! ”, exclamó Moisés emocionado.

Sus padres, asombrados por su determinación, lo animaron a seguir adelante. Moisés se puso manos a la obra, estudiando, investigando y poniendo a prueba diferentes materiales. Después de varios intentos, finalmente creó un filtro efectivo que dejó el agua del río cristalina y libre de impurezas.

El pueblo entero se maravilló con la inventiva de Moisés y la limpieza del río.

A partir de ese momento, Moisés se convirtió en un ejemplo para todos los niños y niñas del pueblo, demostrando que la inteligencia y la determinación pueden lograr cambios positivos en la comunidad. Moisés siguió investigando y creando, y con el tiempo se convirtió en un científico reconocido, siempre recordando aquel río que logró limpiar.

Dirección del Cuentito copiada!