Pipo, el valiente pollito


En una granja del campo argentino, había un pollito llamado Pipo. A diferencia de los demás pollitos, Pipo tenía dificultades para caminar, hacía P, P, P en lugar de dar pasos firmes como los otros.

Esto lo entristecía, pero su mamá siempre lo animaba y le decía: "No importa cómo camines, lo importante es que tienes un corazón valiente". Un día, Pipo decidió probar algo nuevo.

Observó a una familia de patos nadando en el estanque y pensó: "Si los patos pueden nadar, ¡yo también puedo!". Con esfuerzo y determinación, Pipo practicó todos los días en un pequeño charco, moviendo sus patitas y avanzando poco a poco. Los otros animales de la granja lo miraban con curiosidad y admiración.

Al ver el esfuerzo de Pipo, el granjero decidió construir una pequeña rampa para que Pipo pudiera acceder al estanque con mayor facilidad. Gracias a su persistencia y al apoyo de quienes lo rodeaban, Pipo logró nadar como un campeón.

Su valentía inspiró a otros animales de la granja a superar sus propios desafíos.

Desde ese día, Pipo se convirtió en el valiente nadador de la granja, demostrando que con constancia y apoyo, ¡se pueden lograr grandes cosas, sin importar las dificultades! Sigue nadando, Pipo, el valiente pollito.

Dirección del Cuentito copiada!