Tommy la Tortuga y su Caparazón mágico


En un hermoso bosque vivía Tommy, una tortuga muy inquieta y curiosa. A diferencia de las demás tortugas, Tommy siempre se sentía ansioso y no podía quedarse quieto por mucho tiempo. Un día, mientras caminaba por el bosque, Tommy se encontró con una sabia tortuga llamada Don Amoldo.

"Hola, Tommy", dijo Don Amoldo con calma. "Veo que estás muy inquieto. ¿Qué te pasa?"

"Hola, Don Amoldo. Siempre me siento ansioso y me cuesta quedarme quieto", respondió Tommy con tristeza.

Don Amoldo asintió con sabiduría y le dijo: "Tommy, tengo algo especial para ti. Es un regalo mágico que te ayudará a sentirte más tranquilo y relajado". Don Amoldo le entregó a Tommy un hermoso caparazón brillante. "Cuando te sientas ansioso o impulsivo, solo respira profundamente y esconde tu cabeza dentro de este caparazón. Te ayudará a sentirte mejor".

Tommy agradeció a Don Amoldo y se dispuso a probar su nuevo regalo. Pronto, se encontró en una situación en la que comenzó a sentirse muy inquieto. Recordando las palabras de Don Amoldo, Tommy respiró profundamente y se escondió dentro de su caparazón mágico. Con cada respiración, se sentía más relajado y tranquilo.

Desde ese día, Tommy llevaba su caparazón mágico a todas partes. Aprendió a usarlo cada vez que sentía que la ansiedad se apoderaba de él, y poco a poco, se volvió más paciente y tranquilo. Incluso ayudó a otros animales del bosque a aprender a respirar profundamente y a encontrar su calma interior.

Con el tiempo, Tommy se convirtió en el animal más relajado y sabio del bosque, todo gracias a su caparazón mágico y a la sabiduría de Don Amoldo.

Dirección del Cuentito copiada!