Un Cuento de Amor


Enrique y María Elena eran dos jóvenes muy especiales. Vivían en un pueblo encantador rodeado de montañas y campos verdes. Enrique era un granjero apasionado por la naturaleza, mientras que María Elena amaba cantar y escribir poesía.

Ambos se conocieron una tarde de primavera, cuando Enrique estaba cuidando sus cultivos y María Elena paseaba por el campo, cantando una hermosa canción. Al escucharla, Enrique se acercó y le dijo: '¡Tienes una voz preciosa, María Elena!'.

Ella sonrió y le agradeció, y desde ese momento se convirtieron en buenos amigos. Pasaban horas charlando bajo la sombra de un árbol, compartiendo sus sueños y anhelos. Pero un día, una fuerte tormenta azotó el pueblo y destruyó los cultivos de Enrique.

Él se desanimó mucho y pensó en abandonar la granja. María Elena, con el corazón apenado al ver a su amigo triste, le recordó todas las veces que él la había ayudado a escribir sus canciones, animándola y dándole fuerzas.

'Ahora me toca a mí ayudarte, Enrique', le dijo decidida. Juntos, trabajaron arduamente para reconstruir la granja, sembrando nuevos cultivos y cuidándolos con amor.

Con el tiempo, la granja volvió a florecer, y Enrique se dio cuenta de que María Elena era su gran amor. 'María Elena, eres la luz de mi vida. ¿Quieres ser mi compañera para siempre?', le dijo con un ramo de flores en la mano. Ella emocionada, aceptó y juntos se prometieron amor eterno.

Desde entonces, trabajaron unidos en la granja, disfrutando de cada amanecer y atardecer, siempre recordando que juntos podían superar cualquier desafío que la vida les presentara.

Dirección del Cuentito copiada!