Una historia del siglo XOI


Caperucita, una joven valiente y curiosa, vivía en una gran ciudad del siglo XXI. Un día, su abuela, una reconocida ecologista, le pidió que llevara una cesta llena de alimentos orgánicos a su casa.

-“Cuidado Caperucita, la ciudad puede ser peligrosa, mantente en el sendero y no hables con extraños”, le advirtió su madre. Caperucita asintió y se puso en camino. En su camino, se encontró con el lobo, un estafador que se hacía pasar por vendedor de seguros.

-“Hola Caperucita, ¿adónde vas con esa cesta tan bonita? ”, preguntó el astuto lobo. Caperucita, recordando la advertencia de su madre, decidió no revelar sus planes y simplemente le dijo que iba a visitar a su abuela.

El lobo sonrió y le dio indicaciones falsas para llegar más rápido. Mientras tanto, la abuela recibió una alerta de estafa telefónica y llamó a la policía.

Caperucita, con su intuición, decidió seguir el sendero y llegó sana y salva a la casa de su abuela. Allí, encontró a la policía esperando al lobo, que había sido arrestado. La abuela elogió el buen juicio de Caperucita y juntas disfrutaron de una deliciosa y segura comida.

Desde ese día, Caperucita aprendió que en la ciudad moderna, la astucia, la intuición y las advertencias de los mayores son fundamentales para mantenerse a salvo.

Dirección del Cuentito copiada!