Zoe en busca del camino a casa


Zoe era una niña aventurera y curiosa a la que le encantaba explorar el bosque cerca de su casa. Un día, mientras jugaba, se adentró más de lo habitual y sin darse cuenta se perdió.

A medida que avanzaba, el sol empezó a ocultarse entre los árboles y pronto se encontró completamente sola. Asustada pero valiente, Zoe decidió buscar el camino de regreso a casa.

Mientras caminaba, se encontró con diversos animales del bosque, como conejos y pajaritos, quienes le ofrecieron consejos para encontrar el camino correcto. -¿Hola, pequeña! ¿Dónde te diriges? -preguntó un simpático conejito gris. -Hola, estoy perdida y no sé cómo volver a mi casa. -respondió Zoe con tristeza en su voz.

-No te preocupes, si sigues el arroyo que corre hacia el sur, encontrarás un puente. Al cruzarlo, verás un gran árbol con forma de corazón. Ese camino te llevará de vuelta a casa -le dijo el conejito con amabilidad.

Siguiendo los consejos del conejito y de otros animales amigables, Zoe logró orientarse y finalmente encontró el camino de vuelta a su hogar. Al reencontrarse con su familia, les contó sobre su aventura y lo importante que es prestar atención a su entorno.

A partir de ese día, Zoe aprendió a ser más cuidadosa al explorar el bosque, siempre recordando que la valentía y la amabilidad de los demás pueden ayudar en momentos difíciles.

Dirección del Cuentito copiada!